X

Tibuyana

Disfruta de programación excepcional las 24 horas.

Horario del Programador HTML5 - Versión 2
Reproductor de Audio

Sindicatos colombianos rechazan propuesta de reforma laboral

La propuesta de reforma laboral, especialmente en la situación de los domiciliarios, ha generado descontento entre sindicatos colombianos como la CUT, CTC y la CGT, que exigen ser considerados "subordinados" y no "trabajadores autónomos".
Lector de Texto en Página
Tu Blog
Compartir:

Los sindicatos colombianos, representados por la CUT, CTC y la CGT, han expresado su descontento a la ministra de Trabajo, Gloria Inés Ramírez, por la propuesta de reforma laboral, específicamente en lo relacionado con los domiciliarios. La petición principal de estos gremios es ser reconocidos como «subordinados» en lugar de «trabajadores autónomos».

WhatsAppSigue a Tibuyana en WhatsApp

Le puede interesar: Sodexo lidera la revolución sostenible en las empresas colombianas

La propuesta del Gobierno, radicada en agosto de 2023, sugiere que los repartidores, incluyendo a los rappitenderos, puedan ser contratados como trabajadores independientes. Sin embargo, los sindicatos han manifestado que esta propuesta va en contra de los intereses de los trabajadores, señalando que han dejado claro en reuniones previas su necesidad de ser reconocidos con derechos laborales.

El comunicado conjunto de los sindicatos mencionó que esta regulación planteada por el Gobierno cierra las oportunidades de éxito para muchos trabajadores, al permitir que el empleador tenga la potestad de decidir si son independientes o dependientes, desafiando su postura de ser considerados como trabajadores subordinados.

Este descontento sindical se suma al anuncio del Gobierno sobre un posible incremento salarial reducido o nulo para los trabajadores estatales con mayores ingresos, una medida que, según el líder sindical Diógenes Orjuela, violaría acuerdos previamente firmados con el Gobierno Petro durante este año.

El expresidente Álvaro Uribe criticó el nombramiento de Salvatore Mancuso como gestor de paz del Gobierno, señalando que parece más una «amenaza política